Cabaña La Aguada de Almara

El Brangus de Las Salinas, rústicos y adaptados para el NOA

Para conocer como es la producción ganadera en una de las zonas más duras del país entrevistamos al Ing. Agr. Ignacio Olocco, responsable del área ganadera y de la cabaña de La Aguada de Almara.
La Cabaña es una de las integrantes de lo que será el Primer Remate Alta Genética Cordobesa que se realizará el domingo 14 de agosto a las 15 Hs. con transmisión de Canal Rural desde el predio de la Sociedad Rural de Jesús María, Córdoba. La firma consignataria será Ivan L. O’Farrel.

Ignacio Olocco

“Este establecimiento funciona desde el 2008. Fue evolucionando en la mejora del rodeo de cría. A partir del 2012 comenzamos a hacer nuestros propios toros, luego con el tiempo comenzamos a venderlos a nuestros vecinos y amigos. En el 2016 nos inscribimos como cabaña en la Asociación Brangus.
En éste establecimiento trabajamos solo con la raza Brangus, nuestras madres fueron seleccionadas del rodeo de cría y se sumaron  vientres y toros adquiridos en distintas cabañas, como El Porvenir, Quilpo Norte, Pozo de la Carreta y Las Lilas entre otras.


Estamos en San José de las Salinas, al norte de Córdoba, en el vértice que une las salinas de Catamarca con las de Santiago del Estero. Tenemos diez mil hectáreas con sierras de pasturas naturales, llanos con pendientes, lotes con sistemas selectivos, pasturas naturales y Buffel grass como principales recursos forrajeros. Grandes lotes de pastoreo con poca distribución de aguadas, lo que hace que los animales tengan que caminar largas distancias. Por estos motivos tenemos un biotipo bien adaptado a esta zona, buscamos que sean de tamaño moderado a chico. La vaca en condición corporal seis (gordura de carnicería), es una vaca que está rondando los 500 kg. lo que hace que sea un animal de bajo mantenimiento, apta para caminar y desenvolverse en un establecimiento que es muy duro.


Las precipitaciones son de 450 mm anuales, esto hace que la disponibilidad forrajera sea de mediana a baja calidad, muy dispar en los años y por lo tanto el manejo es muy complicado. En los años con buenas precipitaciones, los terneros quedan en el campo por dos años para recría y hacemos novillos pesados, de alrededor de 450 kg.
Nuestro rodeo plantel tiene unos 500 vientres, de los cuales unos 300 se inseminan y el resto se preña del repaso de los toros. El rodeo general recibe toros producidos del plantel. También hacemos transferencia embrionaria sobre vaca general en este y en otros establecimientos de la empresa.
Las vacas plantel solo reciben una suplementación vitamínico-mineral con sales durante el invierno. En la recría de toros, éstos reciben suplementación enérgico proteica, con macro y micro minerales hasta sus 3 años donde serán vendidos o utilizados en el rodeo.


Nuestro manejo sanitario es tradicional. Al destete aplicamos el complejo Clostridial y respiratorio. El vientre recibe su vacuna reproductiva pre servicio y una vez preñadas. También la vacuna neonatal, que aplicamos previa a los nacimientos. Los toros son inmunizados para estar aptos si su destino es en zona de garrapatas.
Las ventas en éstos últimos años se centraron en los toros más importantes, a productores y amigos. Este año, por primera vez vamos a hacerlo en nuestro remate conjunto.
Participamos poco en exposiciones, ya que no es el objetivo principal de la cabaña. Sin embargo las veces que participamos de la Expo de  Jesús María, nos fue muy bien.”

El remate
Para finalizar, Ignacio nos cuenta sobre el remate, “Las tres cabañas participantes coincidimos en los conceptos profesionales del manejo que hacemos en nuestros rodeos. Tenemos la expectativa de poder ofrecer nuestros animales a un mercado más amplio, que están interesados en adquirir nuestros biotipos, bien rústicos y adaptados, distintos a lo que hay en el mercado. Tenemos la intención de continuar todos los años con este remate,” finalizó.

Publicado en Revista Campo para Todos N° 172

Autor: Carlos F. Hamann

A %d blogueros les gusta esto: