En Santiago del Estero ¡Picudos por aquí, picudos por allá!

La producción de soja en el NOA tiene la particularidad de registrar un complejo de plagas que no es posible encontrar otras zonas sojeras del país. Así, tanto en el período vegetativo como reproductivo es necesario monitorear la presencia del “picudo chico” (Promecops carinicolis), “Picudo grande” (Sternechus subsignatus) y el “Picudo negro” (Rhyssomatus subtilis).

La importancia de este complejo se mantiene campaña tras campaña, con variaciones asociadas fundamentalmente a las condiciones climáticas y posiblemente, la paulatina adopción de las sojas Bt producirán modificaciones en la incidencia y manejo de estos insectos.

“Picudo grande” (Sternechus subsignatus). Foto Enrique Lobos

El propósito de esta nota es advertir de la presencia y dispersión de las dos ultimas especies en el territorio santiagueño.

Recientemente, en monitoreo de soja para evaluar la presencia de chinches en la localidad de Fernández (Dpto. Robles) encontré tres especímenes de picudo negro en los golpes de paño, lo que puede considerarse excepcional dado que en anteriores campañas no fue observado en el seguimiento de cultivos en la zona. Hasta ahora, era posible encontrar poblaciones importantes de R. subtilis en las sojas cultivadas próximas a la localidad de Pozo Hondo (Dpto. Jiménez), que podía considerarse el limite sur de dispersión de esta plaga. No es posible asegurar los motivos de su presencia, pero si puede decirse que esta plaga esta en continua dispersión desde su detección en 2006 en la localidad de Quebracho Coto (Dpto. Pellegrini). Actualmente, este picudo nativo de los montes santiagueños se encuentra en unas 800.000 has en el NOA.

“Picudo negro” (Rhyssomatus subtilis). Foto Enrique Lobos

Con relación a S. subsignatus, llamado “Peñarol” por los colores amarillo y negro del equipo tucumano, tuvo fuerte incidencia en la zona de La Cocha (Tucumán) hasta que desapareció, prácticamente, después de dos campañas “secas” durante el 2014 y 2015. En esta campaña se lo observó en cultivos de soja de la franja este de Santiago del Estero: Sachayoj, Otumpa, Quimilí y Roversi. Podría incluir a Bandera donde lo encontré en aquellos años.

El resurgimiento del picudo grande y la presencia del picudo negro en nuevas zonas debe advertir de la necesidad de un trabajo profesional desde antes de la siembra hasta el final del período reproductivo para evitar los graves daños de estos insectos cuando los controles se realizan inoportunamente.

Autor: Ing. Agr. Enrique Lobos – FAyA – UNSE

Publicado en Revista N° 157

A %d blogueros les gusta esto: