Construirán un nuevo Canal de la Patria

Una de las obras más importantes de las últimas décadas. Está incluido en el Presupuesto Nacional y beneficiará a unos 600 mil santiagueños.

Durante mucho tiempo la única fuente disponible al este del Río Salado era la captación de aguas de lluvia, que se almacenaban en aljibes y represas. La irregularidad del régimen de lluvia y las dificultades para almacenar un volumen suficiente, llevaron a la construcción del Canal de La Patria, lo que dio un impulso a la actividad de las localidades y parajes en su área de influencia.
Se construyó a fines de la década de 1970, mediante una toma directa sobre el Río Salado cerca de la localidad de Santos Lugares. Desde allí corre hacia el sudeste, cruza una pequeña fracción del Departamento Figueroa y sigue por el Departamento Moreno.

Cerca de la localidad de 9 de Julio se bifurca en dos ramales principales:

 ♦ Uno continúa con la misma dirección hasta las localidades de Lilo Viejo, Quilumpa, Monte Alto, Tintina, Haase, Alhuampa, Miraval y finaliza en Aerolito. En Tintina se deriva un ramal a la localidad de Weisburd y El Pértigo.

 ♦ El otro ramal toma rumbo hacia el sudeste, pasa por Libertad, Amamá, Villa Brana y termina en la ciudad de Quimilí, donde abastece a las represas que almacenan el agua que se trata para convertirla en potable y abastecer a esa ciudad y el acueducto que lleva agua potable a El Colorado, Los Juríes, Bandera y parajes en ruta. En Villa Brana nace una derivación hacia Las Tinajas.


Es un sistema de acueductos a cielo abierto excavados en tierra, fundamentales para el desarrollo provincial, que abastecen de agua de buena calidad a los Departamentos Moreno, Juan Felipe Ibarra, General Taboada y parte de Belgrano, para abastecimiento de poblaciones, uso municipal, uso industrial y producción agropecuaria.
El canal actual, excavado en tierra, tiene una longitud total de más de 350 km y presenta grandes pérdidas por filtraciones, la vegetación y los sedimentos dificultan el flujo y hay detracciones de caudal. Como consecuencia, la eficiencia de captación y la de conducción son demasiado bajas y los compromisos de abastecimiento son cada vez mayores. Además, durante algunos momentos se debe interrumpir el servicio para eliminación de vegetación acuática, de sedimentos y de otros obstáculos al flujo, lo que complica la prestación de los servicios de provisión de agua.
Pasaron más de cuarenta años, por lo que este sistema de canales ha quedado obsoleto y resulta imprescindible construir un Nuevo Canal de La Patria, cuyo funcionamiento garantice el suministro actual y futuro, considerando las “Metas Provinciales para lograr el Desarrollo Económico Sustentable”, en particular la denominada “Meta Nº 2. Ampliar la cobertura hídrica en el territorio provincial y mejorar la eficiencia del uso del agua”. Al permitir regularizar y ampliar los servicios de provisión de agua potable, tendrá también un importante efecto en la Meta N° 3: Cobertura universal de salud.
La disminución de pérdidas es fundamental para que haya una mejor garantía de oferta de agua, para que sea posible también el desarrollo de actividades productivas primarias e industriales, tales como la ganadería integrada al manejo de bosques, alguna agroindustria a partir de productos agropecuarios como soja, girasol y carne. Ello incidirá en favorecer la Meta N° 1: Incremento del producto bruto geográfico provincial.


En esta etapa del Proyecto se prevé intervenir unos 180 km que abastecen al área de mayor demanda, mediante la construcción de un nuevo canal impermeabilizado con revestimiento de hormigón simple, paralelo a la traza del canal en servicio, desde la Toma a Villa Brana y desde allí hasta la planta de tratamiento en la ciudad de Quimilí.

Publicado en la Revista Campo para Todos. Edición N° 150.

A %d blogueros les gusta esto: