Enfermedades en el cultivo de Algodón bajo riego

Monitoreo y manejo integrado de enfermedades en el cultivo de algodón en el área de riego de Santiago del Estero

Por: Ing. Agr. M Sc. Mario Mondino – INTA
Ing. Agr. María Leyla Ledesma Harón. Ing. Agr. Liz Saieg – Cátedra de Cultivos Industriales y Cátedra de Fitopatología-FAyA-UNSE

El manejo integrado de plagas y enfermedades tiene por objeto proteger la salud humana y el medio ambiente manteniendo a las poblaciones de las plagas por debajo de un umbral de daño económico (El umbral de daño económico de una enfermedad es definido como la intensidad de enfermedad (%) que causa una pérdida de cosecha equivalente al costo de control).

Fig.1: cultivo de algodón

Estas técnicas para el manejo integrado de plagas y enfermedades se apoyan en las buenas prácticas agrícolas, en todas las etapas del cultivo y se basan en el monitoreo permanente del cultivo de la observación de síntomas que se presenten, para luego tomar decisiones, como realizar la aplicación de diferentes alternativas de control, por ejemplo: prácticas culturales, resistencia varietal, control biológico y finalmente el manejo de productos químicos. Con esto, se logra utilizar productos menos agresivos para el medio ambiente, con una reducción en el empleo de plaguicidas y de residuos. Y por lo tanto hay una reducción final de costos en el control.
La planta de algodón (Gossypium hirsutum L.) es una especie perenne caducifolia que se cultiva como anual. Al tener crecimiento indeterminado, existe una superposición entre el crecimiento vegetativo y reproductivo, por lo que el rendimiento y la calidad de la fibra dependen de la relación entre el crecimiento y el desarrollo de la planta. Es decir, la madurez y llenado de las cápsulas es afectada por la oferta de nutrientes, por lo cual las enfermedades que afectan a la parte foliar del cultivo producen la senescencia de las hojas, afectando dicha fuente de nutrientes.

 

Referencias: Vegetativa (V) (emergencia a primer pimpollo): de siembra a primer pimpollo la duración de esta etapa es de 30- 35 días. Comprende desde la fase V0 hasta V6 .
Reproductiva (de primer pimpollo a fin de floración efectiva): comienza aproximadamente a los 30 días con la aparición del primer pimpollo en la primera posición de la rama fructífera y termina a los 80 a 90 días. Incluye fase de pimpollo (B), flor abierta (F) y Cápsula abierta (C).
Maduración (de fin de floración efectiva a maduración y cosecha) que se inicia a los 80 a 90 días de la siembra a 130-145 días y se caracteriza por la apertura de cápsulas, es decir, la aparición del algodón en forma de copos dentro de los carpelos.

Este artículo se enfoca en las enfermedades que se presentan en el área de riego del Río Dulce de la provincia de Santiago del Estero y que fueron diagnosticadas por el equipo del laboratorio de Fitopatología de la Facultad de Agronomía y Agroindustrias de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, durante las campañas 2015-2018. El trabajo se desarrolló en la EE INTA Ing. Agr. Francisco Cantos, localizado en Ruta 9 km. 1108, La Abrita Santiago del Estero. Se evaluaron en dos variedades: Nuopal y Chaco 520.

 

Las enfermedades que aparecieron fueron Alternariosis y Falso mildiu o Ramularia. La primera se presenta en todo el ciclo del cultivo, mientras que la segunda aparece en la etapa reproductiva, pudiendo darse simultáneamente con Alternariosis.

Fig.2: Hojas de algodón afectadas por Alternariosis

 

1) Alternariosis o Mancha por Alternaria
Síntomas y Signos/ Daños:
Los síntomas son lesiones como pequeñas puntuaciones castañas rodeadas de un halo clorótico en las hojas basales, que avanzan paulatinamente hacia el estrato superior. A medida que estas puntuaciones crecen, se producen manchas circulares o irregulares, ligeramente deprimidas, de centro color blanquecino o pardusco con bordes bien marcados de color púrpura que varían en tamaño de 1 a 10 mm de diámetro. Cuando su centro se seca, se vuelve grisáceo y en algunos casos se producen pequeñas roturas en el centro de la lesión. Con ciertas condiciones estas manchas pueden unirse. Estos síntomas se pueden observar en hojas, tallos, pecíolos y cápsulas.
En ataques severos, las hojas dañadas caen prematuramente pudiendo afectar los rendimientos al disminuir el área fotosintética. Las manchas en cápsulas suelen ser superficiales aunque en períodos húmedos puede crecer en las fibras de las cápsulas abiertas, dando lugar a la contaminación de semillas.

Fig.3: Cápsula con síntomas de Alternariosis

Condiciones predisponentes:

Esta enfermedad se desarrolla con ciertas condiciones, como ser: períodos de sequía seguidos de otros de elevada humedad ambiental y con temperaturas de alrededor de 25 – 28ºC, Es muy importante tener en cuenta que es una enfermedad policíclica por lo que es muy dependiente de las condiciones ambientales para que prosiga su daño. El rango de temperaturas varían entre 2 y 35 °C, con temperaturas óptimas entre 25 y 28 °C y Humedades relativas superiores al 80 %. Si persisten estas condiciones se deben realizar aplicaciones con fungicidas curativos.

Fig.4: capullos afectados

 

Ramularia o “Falso mildiu”

Síntomas y Signos/ Daños:

Sobre el haz de la hoja se observan manchas verde-amarillentas que se tornan castaño-claro al necrosarse. En correspondencia con el envés se presentan lesiones angulares inicialmente blanquecinas pulverulentas con apariencia harinosa por las eflorescencias del hongo, limitadas por las nervaduras, que luego se vuelven de un color castaño claro. Cuando las plantas son infectadas tardíamente, no afecta significativamente los rendimientos, pero si el ataque se produce en una etapa inicial del crecimiento del cultivo, puede causar importante defoliación ocasionando pérdidas de producción por reducción de la actividad fotosintética. Las plantas afectadas presentan apertura prematura de cápsulas, ocasionando una reducción hasta del 35% en la productividad.

Condiciones predisponentes:
El desarrollo de la enfermedad es favorecida con temperaturas entre 12°C a 32°C, siendo la óptima entre 22°C-26°C, y humedad relativa mayor del 80% con abundantes lluvias y persistente humedad sobre las hojas (sobre todo por las noches), alternando dos o más ciclos de humedecimiento/ desecación, que ayudan a la formación de las esporas del hongo. Si persisten estas condiciones se deben realizar aplicaciones con fungicidas curativos. Las deficiencias en magnesio promueven la infección.

Fig.5: Síntomas de Ramularia o Falso mildiu

 

Manejo de las enfermedades

1. Consultar con un ingeniero agrónomo.
2. Monitorear regularmente el lote cuando las condiciones ambientales favorezcan la aparición de la enfermedad, buscando los síntomas descriptos más arriba.
3. Tratamientos químicos de la semilla con curasemillas y con fungicidas foliares sistémicos, siempre que la enfermedad ataque ANTES de que la fructificación esté lograda y con cápsulas verdes aún en desarrollo.
4. Eliminar los restos vegetales o enterrar en invierno, aprovechando las prácticas para control de picudo.
5. Hacer rotación de cultivos con cereales.
6. Controlar malezas.
7. Utilización de densidades de siembra adecuadas (procurando reducir el sombreo en las partes bajas del cultivo); junto con el uso correcto y oportuno de los reguladores de crecimiento para evitar el desarrollo excesivo que puede dificultar el flujo de aire.