planta de batata

Trabajando en la sanidad controlada de plantines de batata

Agricultores familiares, junto al INTA, construirán una jaula antiafidos para multiplicar brotes de segura identificación, pureza varietal y sanidad controlada.

La batata es el quinto alimento más importante en los países en desarrollo debido a sus sobresalientes características nutricionales y culinarias. Se cultiva en más de 100 países con un registro de producción mundial anual estimada en 130 millones de Tn. En Tucumán, su cultivo fue decreciendo en los últimos años, llegando a una meseta de 22 mil Tn para consumo directo en las últimas campañas. En Simoca y Monteros se encuentra implantada en predios de pequeños productores cañeros como una actividad de diversificación productiva para el autoconsumo, alimentación de cerdos, venta en ferias locales y valor agregado en la elaboración de dulces, conservas y tabletas de miel de caña.

Este escenario sirve como marco para una experiencia que lleva adelante la Agencia de Extensión Rural Simoca de INTA junto a agricultores familiares de la zona, que comenzaron la construcción de una jaula antiafidos para la producción de plantines de batata de sanidad controlada. Es en el marco del Proyecto Regional Tucumán Sur y el Especial de Pro Huerta.

batatas

Esto surgió a partir de los principales problemas detectados en el sector como la pérdida de identidad y sanidad de las variedades usadas en la provincia y la ausencia de un sistema de producción de plantines básicos que resguarden esas características, lo que condicionó al productor a usar siempre la misma semilla generando una drástica disminución en los rendimientos. Además, comercialmente, la batata se propaga de manera vegetativa a través de plantines, lo que incrementa la concentración de partículas virales en los tejidos en perjuicio de la producción a cosecha. Por esto, la plantación de guías de tallos infectados es la vía más importante para la diseminación de los virus de un ciclo a otro y el contagio entre las plantas adultas que se manifiesta mediante los vectores, en su mayoría insectos como los áfidos o pulgones y las moscas blancas.

En este sentido, la jaula metálica de 20 m2 con cobertura de plástico LD en el techo y malla antiáfidos en las paredes laterales permitirá multiplicar brotes o esquejes de batata de segura identificación, pureza varietal y sanidad controlada.

Los plantines serán provistos por el Instituto de Patología Vegetal del Centro de Investigaciones Agropecuaria del INTA. Éstos serán colocados en macetas y trasplantados en lotes aislados -sin plantación de batata a su alrededor y protegidos con barrera de sorgo o maíz-, que serán pulverizados semanalmente con productos de baja toxicidad. Posteriormente, serán multiplicados a gran escala para una posterior entrega a productores de toda la provincia. Otra de las utilidades de esta construcción será funcionar como unidad demostrativa para actividades de capacitación.

planta de batata

Las variedades que se implantarán son:

  • Morada INTA: un cultivar tradicional, creado hace más de veinte años y con vigencia por su buen rendimiento, excelente sabor y conservación en condiciones de campo. Es apta para el consumo fresco, industria y elaboración de “chips” fritos.
  • Arapey: un material del INIA de Uruguay, con características de piel morada, pulpa amarilla de textura seca, sin manchas. Es de ciclo corto y alto rendimiento.
  • Beauregard: Es el cultivar más utilizado en EE.UU. Se destaca por su precocidad y rendimiento. Es de textura húmeda, pulpa anaranjada, piel cobriza y fina, condición que requiere de un manipuleo cuidadoso. El color de pulpa se debe a la alta concentración en beta-caroteno, que es el precursor de la vitamina A y un poderoso antioxidante.
  • Famailla 6: presenta raíces fusiformes de color de piel blanco y pulpa cremosa. Es precoz y de alto rendimiento, liberada comercialmente por el INTA Famailla. Llegó a ocupar más del 80% de los suelos de Tucumán, pero actualmente se encuentra con bajo rendimiento, pérdida de identidad varietal y problemas sanitarios.

La jaula, para cumplir con su función de producir plantines saneados, contará con una serie de normativas en su construcción y funcionamiento. El Agr. Cosme Cusumano de la AER Simoca explica que la superficie circundante se mantendrá limpia, libre de malezas que puedan oficiar de reservorios de virus o insectos vectores. También, estará construida con perfiles de hierro y cobertura de plástico LD de 150 micrones para mantener las condiciones adecuadas de temperatura, humedad y ventilación internas; y con malla antiáfidos de color blanco de alta densidad en sus laterales para impedir el ingreso de pulgones y moscas blancas y permitir una adecuada ventilación e iluminación. También, tendrá una puerta de acceso con un receptáculo para la desinfección de los pies y una pileta para el lavado de manos.

Jaula Antiafidos - Batatas

En cuanto al funcionamiento, se realizará la captura y monitoreo de insectos vectores dentro de la jaula mediante el uso de trampas cromáticas, que serán de color amarillo impregnadas con una sustancia adhesiva en el caso de pulgones alados y moscas blanca; esto permitirá conocer la dinámica de vuelo de estos vectores.

Se prevé llevar a cabo un control preventivo de insectos vectores a través de la aplicación de productos con muy bajo impacto ambiental, priorizando la defensa y conservación del suelo y el cuidado del medioambiente. Por último, se tomarán registros de temperatura y humedad mediante aparatos para relacionar y detectar la aparición de síntomas.

 

Mayor información

Agr. Cosme Cusumano

AER Simoca

INTA EEA Famaillá

cusumano.cosme@inta.gob.ar

Deja un comentario